La grasa corporal y el músculo son dos tejidos completamente diferentes, tienen diferentes estructuras y funciones por lo que convertir la grasa en músculo es solo un mito. Físicamente es imposible convertir la grasa en músculo y viceversa. Lo que se logra con el entrenamiento es reducir la grasa del cuerpo y aumentar el músculo, además, el hecho de tener más músculo ayuda a que utilicemos más calorías diariamente lo que ayuda a quemar más grasa, es un circulo beneficioso.

Un kilo de grasa ocupa más espacio en el cuerpo que un kilo de músculo

1 litro de músculo pesa 1,06 kg, mientras que 1 litro de grasa pesa 0,9 kg. Es decir, el músculo es aproximadamente un 18% más denso que la grasa, por lo que ocupa menos espacio (como puedes observar en la foto del post). La densidad promedio de la grasa es 0,9 g/ml. La densidad del músculo es 1,1 g/ml.

El aumento y la pérdida de grasa corporal esta relacionado directamente con el balance calórico de nuestra dieta. Un balance calórico negativo ocasiona que quememos grasa ya que el cuerpo utiliza la energía que tiene almacenada -que no es otra que la grasa- mientras que un balance calórico positivo ocasiona que nos sobren calorías y el cuerpo las almacenara para el futuro, recuerda que hace millones de años eramos nómadas y pocas veces el cuerpo tenia comida en abundancia, es por eso que el cuerpo cuando tiene energías extra las almacena, ya que no sabe cuando va a pasar por un largo periodo de encases.

No puede perderse grasa de una zona localizada

La pérdida de grasa se produce a lo largo de todo el cuerpo a la vez, la grasa sirve de aislante y el cuerpo no quiere dejar ningún área sin aislamiento térmico, por eso es que la grasa va desapareciendo gradualmente del cuerpo, no importa que hagas 10.000 sentadillas, porcentualmente perderás la misma grasa en las piernas que en los brazos por ejemplo.

La manera correcta de quemar grasa

Para lograr quemar grasa, bajar de peso y aumentar los músculos es esencial la paciencia y la perseverancia, los resultados necesitan tiempo para comenzar a verse, es cierto que los primeros días se nota un descenso de peso y una mejor forma corporal, pero al poco tiempo sentimos que nos encallamos ya que la evolución no sigue el mismo ritmo, esto es totalmente natural ya que al principio de la dieta y los ejercicios el cuerpo pierde bastante agua retenida, pero luego hay que continuar para perder la grasa almacenada, esos primeros kilos se recuperan tan rápido como se pierden (por eso es que la mayoría de las dietas milagros se basan en máximo una semana con pérdidas de varios kilos de peso…)

La base del éxito a la hora del cambio se resumen en 2 acciones: el ejercicio y la nutrición, esto permite quemar grasa, desarrollar músculo y mejorar la sensación de bienestar.

Los 3 elementos de la siguiente lista son importantes por igual, si no cumples uno de ellos será muy difícil que puedas cumplir los demás, son acciones que se complementan, por ejemplo, no sirve de nada hacer 4 horas de ejercicios diarios si tienes una dieta totalmente desequilibrada, sin los nutrientes básicos y con exceso de calorías.

  • Modifica tu dieta: Tanto para quemar grasa como para ganar músculo la dieta juega un papel fundamental, es necesario encontrar el equilibrio correcto entre alimentos que ayuden a construir el músculo y que no se almacenen como grasas, es importante cuidar las porciones de las comidas y comer los alimentos adecuados como las carnes magras, vegetales, frutas y frutos secos mientras reduces las grasas saturadas, sin esto, no lograras bajar de peso.
  • Desarrolla músculo: La manera más eficiente de desarrollar músculo es el levantamiento de pesas, aunque también puedes practicar con tu peso corporal o realizar cualquier actividad física.
  • Quema grasa: Lo ideal es realizar al menos 20 minutos de actividad cardiovascular 3 veces por semana, si no dispones de tanto tiempo puedes probar el entrenamiento de corta duración y alta intensidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *