¿Qué es?

Un infarto se produce cuando se obstruye el flujo de sangre que llega a una sección del músculo del corazón o músculo cardíaco. Si el flujo de sangre no se restablece rápidamente, esa sección del músculo cardiaco se lesiona por falta de oxígeno y comienza a morir.
El infarto es una de las principales causas de muerte de hombres y mujeres en los países desarrollados. Afortunadamente, en la actualidad existen tratamientos excelentes que pueden salvar vidas y prevenir discapacidades.

¿Por qué se produce?
Casi siempre los infartos o ataques cardiacos se presentan como resultado de una afección llamada enfermedad coronaria (también llamada enfermedad de las arterias coronarias o cardiopatía coronaria). En esta enfermedad, un material graso llamado placa se acumula durante muchos años en las paredes internas de las arterias coronarias, que son las arterias que suministran sangre y oxígeno al corazón. Con el tiempo, una zona de la placa se puede romper, haciendo que se forme un coágulo de sangre sobre la superficie de la placa. Si el coágulo crece lo suficiente, puede bloquear en su mayor parte o en su totalidad el flujo de sangre rica en oxígeno que llega a la parte del músculo cardiaco alimentada por esa arteria.

Síntomas
Los signos y síntomas más comunes del infarto son:
– Molestias o dolor en el pecho: presión que causa incomodidad, opresión, sensación de llenura o dolor en el centro del pecho que puede ser leve o intenso. Estas molestias o dolor duran más de unos minutos o desaparecen y vuelven a aparecer.
– Molestias en la parte superior del cuerpo (en un brazo o en ambos, en la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago).
– Dificultad para respirar que puede presentarse con las molestias del pecho o antes de éstas.
– Otros signos pueden ser náuseas, vómito, mareo, desmayo y sudor frío.

¿Cómo se diagnostica?
El examen clínico acabado más un electrocardiograma pueden confirmar el diagnóstico.
Si usted o alguien que conoce tiene síntomas que pudieran ser señal de un infarto, acuda de inmediato a un centro asistencial.

¿Cómo se trata?
El tratamiento es más eficaz cuando se inicia dentro de la hora siguiente al comienzo de los síntomas y puede incluir medicamentos, angioplastía o tratamiento quirúrgico según sea necesario.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *